¿Qué es el GLP?

Es un combustible de alto poder calorífico que arde con una flama excepcionalmente limpia, el cual si se lo maneja en forma adecuada se quema totalmente sin dejar residuos o cenizas, ni producir humo o hollín, compuesto principalmente por una mezcla de propano y butano.

Se le conoce comercial y universalmente como GLP porque en el interior de los recipientes en que se le almacena, transporta, distribuye y aprovecha, se encuentra en estado líquido.

Propiedades del GLP

  • No Es Tóxico: Los gases licuados de petróleo no son tóxicos, la acción fisiológica sobre el organismo, producida por una posible inhalación, se traduce en una ligera acción anestésica.
  • Es Incoloro: Tanto en su estado líquido como en su estado gaseoso. Sólo se hace visible cuando el gas líquido es liberado, formando una nube blanca.
  • Poder Disolvente: Los gases LP en estado líquido son disolventes del caucho natural, grasas, aceites, pinturas, etc. En estado gaseoso disuelve parcialmente estas sustancias.

El GLP como alternativa

En contraste con otras fuentes de energía, el uso de GLP no genera residuos nocivos ni potencialmente peligrosos.

En situaciones de emergencia: el GLP es manejable, polivalente y tiene una excelente relación volumen/energía. Puede entrar en acción con rapidez después de desastres naturales y crisis humanitarias que precisen de disponibilidad local de energía para calefacción, cocina o generación de electricidad.

Calidad de vida: el GLP, una energía con bajo contenido de carbono y de partículas capaz de reemplazar a otras fuentes menos limpias, ayuda a reducir el coste social del uso de la energía.

Una energía accesible: el GLP es una energía limpia y eficiente, disponible para particulares y empresas a un precio competitivo. La flexible red de distribución del GLP (para usos domésticos, industriales y en automóviles) está establecida en todas partes, incluidas las zonas donde no llegan otras redes de suministro de energía.

Ventajas como combustible alternativo

El GLP ofrece los siguientes aspectos destacables respecto a otros combustibles alternativos para su uso en flotas de autobuses y carros urbanos:

  • Calidad controlada del combustible.
  • Extraordinarias ventajas medioambientales por menor emisión de contaminantes frente a otras alternativas clásicas.
  • Fiabilidad técnica y excelentes prestaciones de los vehículos (equivalentes a los diesel y gasolina).
  • Sencilla infraestructura de suministro del combustible (Estación de almacenamiento y llenado) y tiempos de repostaje mínimos.
  • Aspectos de seguridad resueltos y justificados por experiencias existentes.
  • Costes de explotación asumibles por la empresa de transporte.

Actualmente, el GLP se ha convertido en el carburante más económico del mercado gracias a sus ventajas. El GLP en su vehículo es aproximadamente un 50% más barato que la gasolina.

El mantenimiento de estos vehículos es más económico debido a las menores averías y mayor duración del motor ya que el desgaste del mismo con este combustible es menor.

En su manejo como carburante en vehículos automotores es garantía de buen funcionamiento, limpieza, mejor respuesta económica y mayor preservación del entorno ecológico.

El GLP reduce los niveles de ruido en un 50% respecto al diesel y además hace que el motor responda de una forma más suave.

El vehículo dispone de mayor autonomía con el GLP, al sumarle la autonomía normal con el depósito de gasolina.

La combustión del GLP no deja residuos, confiriendo al lubricante y al motor una gran longevidad.

Ventajas Medio Ambientales

El uso del GLP permite alcanzar, en la actualidad, niveles de emisiones contaminantes mucho más reducidas que lo que se espera que alcance la más avanzada tecnología diesel en los próximos años.

En concreto estas ventajas se presentan en tres vertientes:

Emisiones contaminantes reguladas de: CO (monóxido de carbono), NOx (óxidos de nitrógeno), HC (hidrocarburos inquemados) y partículas.

Los vehículos y autobuses de GLP, dependiendo de la tecnología utilizada (carburación, inyección, etc.) reducen estas emisiones hasta un 90% respecto a la alternativa diesel.

Debido a la composición química del GLP, las emisiones de CO2 son hasta un 10% inferior a las de los vehículos diesel.

Las reducciones en las emisiones de aldehídos y compuestos aromáticos (Hidrocarburos poli aromáticos, PAH, o bencenos, toluenos y xilenos denominados genéricamente BTX), consideradas sustancias con efectos cancerígenos, son claramente significativas en relación con las provocadas por los vehículos diesel.

Los niveles de ruido se ven reducidos en un 50%.

La utilización del GLP no genera emisiones de SO2 (dióxido de azufre) culpable junto con los NOx de la lluvia ácida, elimina los olores y humos de aceleración característicos de los motores diesel y reduce las vibraciones del motor a niveles mínimos.

Comparación Ecológica GLP vs Gasolina

Contaminantes GLP Gasolina Unidad
Hidrocarburos sin quemar (HC) 53 700 PPM
Monóxido de Carbono (CO) 1.35 6.0 %
Oxidos de Nitrógeno (NOx) 292 1200 PPM